logo

Acerca de la fotografía

Acerca de la Fotografía

Acerca de la fotografía podemos hablar durante horas.
Como concepto, el arte fotográfico es un concepto que en España no está bien valorado. De hecho, ningún arte está bien valorado. No nos podemos quejar sólo los fotógrafos. Pero claro, si yo pretendo vivir de ello, es normal que me centre en el tema de la fotografía. Digo pretendo, porque la verdad es que a día de hoy, mal sobrevivo en este mundo.

Mis inicios en la fotografía analógica, allá por los años 90 del siglo pasado, fueron de la mano de mi padre. Cómo no podía ser de otra manera. Todos tenemos un pasado en el que la figura paterna ha sido importante. O al menos ese es mi caso.
Cuando apareció la era digital, perdí un poco el tren. Por diversos temas, pero nunca llegué a alejarme del todo. Solamente estaba algo distraído. Pero en mi mente estaban esas imágenes que quería capturar. Eso que quería explicar al mundo. Porque al final, la fotografía es eso.. una manera de expresarse. El gran Lewis Hine (26 de septiembre de 1874 – 3 de noviembre de 1940 USA) decía: « Si pudiera contarlo con palabras, no me sería necesario cargar con una cámara ». Y así es. Los fotógrafos hablamos con imágenes.

Pero para hablar con imágenes, hay que conocer el lenguaje. Y ese lenguaje lo aprendemos en las escuelas. Nos formamos en los inicios y nos seguimos formando durante el ejercicio. Nunca llegaremos a saber lo suficiente para decir que lo sabemos todo. Por suerte. De hecho, me apunto a aquellos que dicen que el día en que no descubra algo nuevo, ese día empezaré a no amar la fotografía. Porque habré perdido esa alma que se necesita para hacer fotos que impacten. Fotos que cuenten algo, fotos que hablen.

Acerca de la fotografía

Pues bien, todo eso tiene un valor y se debería de ver reflejado en un precio a fijar. Y ese es el problema. Que en España, por lo que he hablado con amigos de otros países, no se valora. No se valora porque falta cultura acerca de la fotografía. Falta apreciar un trabajo y saber el tiempo y esfuerzo que eso conlleva. Falta explicar al mundo y a los clientes especialmente, que las sesiones de una hora no acaban ahí. Que el trabajo duro viene luego. Yo adoro las sesiones porque es el momento dulce. La cara amable de la fotografía. Pero luego queda el revelado.

Hacer fotos no es solamente pulsar un botón. Es preguntarle al cliente qué quiere. Para qué son las fotos, qué pretende decir con ellas, qué va a hacer con ellas, qué imagen quiere transmitir. Y una vez que hemos hablado, ya es cosa del fotógrafo saber plasmarlo. Por eso me da cierta rabia cuando un cliente me dice: « Tu eres el experto ». Y es verdad. Pero yo no sé qué quieres decir. Es importante una primera entrevista antes de la sesión de fotos para saber qué plasmar. Sin ella, la sesión está abocada al fracaso. Y un cliente que vive un fracaso es un cliente perdido y no solamente para mí, sino seguramente para la fotografía como negocio.

En las fotos que puedes ver en mi galería de Instagram o de Facebook  podrás ver precisamente el resultado de ese trabajo. También puedes verlo en mi Web.  Si te parece podemos dejar para otro día el hablar acerca de la fotografía desde el punto de vista económico. Con números. Y quizás te sorprenda saber lo que vale un reportaje.

Leave a reply

WhatsApp?